Cuidar un ramo de flores

Flores de colores

Si tienes la suerte de haber recibido un bonito ramo de flores, queremos darte una serie de pautas para su correcta conservación y para que el tiempo que pasen contigo sea el mayor posible. Un ramo de flores dependiendo del tipo de flor puede durar entre cinco días y varias semanas, pero esto son cifras aleatorias dependientes de muchos factores.

 

 

Si las flores recibidas vienen en un ramo con envoltorio, habrá que quitarlo e ir cortando los tallos aproximadamente un centímetro con un cuchillo sin sierra, para efectuar un corte limpio que no desgarre el tronco del tallo, las tijeras tampoco son adecuadas, pues aplastan ligeramente el tallo al realizar el corte produciendo el cierre de algunos de los vasos internos del tronco por los que circula el agua hacia su interior. Es importante realizar el corte de forma oblicua para que la superficie del tallo cortado sea mayor y por tanto facilitar más drenaje de agua hacia la flor, debemos cortarlo aproximadamente cada dos días.

 

A continuación quitaremos las hojas que sobren o que se encuentren en mal estado y pondremos las flores en un jarrón preferiblemente de cristal, con agua por algo más de la mitad, que cubra sus tallos unos 7 u 8 cm.

 

Pondremos el jarrón en una ubicación donde puedan recibir bastante luz sin exponerlas directamente al sol, y buscaremos que también se mantengan frescas por la noche.

 

El agua habrá que cambiarla con frecuencia, pondremos agua tibia para las flores en general y fría para las rosas y flores de bulbo. Si no empleamos conservantes cambiaremos el agua diariamente y quitaremos los pétalos marchitos y las hojas secas o caídas en el agua para mantenerla limpia, con conservantes las mantendremos más tiempo para aprovechar mejor sus ventajas.

 

Si empleamos conservantes específicos para flores, estos las mantendrán durante más tiempo frescas. Hay quien aplica una aspirina, una pizca de azúcar o un poco de refresco de soda en el agua para aportarle sales minerales.

 

Un par de gotas de lejía disueltas en el agua hacen de desinfectante, también un chorrito de vinagre blanco favorece la limpieza y desinfección del agua evitando la putrefacción por la caída de las hojas o de los pétalos que ya marchitaron.

 

Existe una antigua técnica para mantener las rosas esbeltas durante mucho tiempo, empleando cera líquida:

 

Pondremos velas blancas en un recipiente a calentar hasta que se fundan, cogeremos una de las rosas por el tallo con la flor boca abajo, hasta sumergir la flor durante un momento en la cera líquida, asegurándonos de que todos los pétalos han sido bañados en la cera.

 

A continuación la metemos inmediatamente en un cazo con agua fría para que la fina capa de cera se enfríe y permanezca en los pétalos. Repetimos la misma operación con todas las rosas y las vamos poniendo a secar en un jarrón alto, obtenemos así un ramo de rosas de apariencia fresca y esbelta que durará bastante tiempo.

 

Logo rosa de Telerosa

Logo de Floristerías Telerosa en rosa